«Paulo Freire 100 años de sueños», de Camilo Álvarez.

Por Camilo Álvarez López (CEAAL Uruguay)
Montevideo

Este año, se cumplen 100 años del nacimiento del Brasilero Paulo Freire. Si bien su impacto es mundial, trascendiendo fronteras, su impronta es típica y claramente latinoamericana.
Fue tal su impulso y su legado que hoy podemos ubicar su propuesta pedagógica dentro de las grandes corrientes pedagógicas mundiales.

Siempre, los hombres y mujeres son producto de su contexto, pero pensar que es el único movimiento sería apelar a lo conservador. Por eso, también siempre, los hombres y mujeres producen su contexto. En palabras de Freire, educar no es un acto de transferir conocimientos sino de producirlos y crearlos.

Paulo Freire representa una síntesis en la praxis transformadora latinoamericana. Nos detenemos un poco aquí, para mencionar ante todo, la propuesta pedagógica de Freire tiene en su centro una intencionalidad política para transformar la sociedad, para que cada uno/a diga su palabra. Para construir sujetos históricos de cambio social. Esto es fundamental, porque no su propuesta de alfabetización implicaba la posibilidad de leer el mundo, ademas de los libros, para transformarlo. Una pedagogia del oprimido para que en su proceso de concientización y liberación pueda también liberar al opresor. Porque no se trata de que los oprimidos de hoy sean los opresores de mañana.

El cambio es siempre en colectivo y el proceso de concientización que desarrolla Freire no es unilateral ni externo, sino horizontal y en conjunto.
Hoy, se ha confundido mucho esta propuesta entre un extremo de “coaching” donde se confunde dinámica con metodología; trabajo en grupos con intencionalidad política, democracia con voto. Por otro extremo que coloca a lo/as postergado/as de la historia como un numero estructural que no se puede mas que “ayudar”.

Por otro lado, la rica y diversa vida de Paulo, nos anima a comprender que desde cualquier lugar se pueden impulsar cambios. Por su incidencia, por lo que representaba y por lo que proponía vivió exiliado muchos años y muchas veces. En cada etapa pudo desarrollar y complementar su proyecto siempre al lado de los nadies, de los olvidados del sistema, de los excluidos para que pudieran decir su palabra.

La vinculación con Uruguay de Freire es mas importante de lo que a veces parece. Quedó guardado y grabado su discurso en 1989 cuando estuvo en Montevideo. Conversando con el pueblo, con maestra/os, ante la mirada atenta de Reina Reyes que además lo presentó.
Pero mas atrás en el tiempo, específicamente en 1968, se publica en la revista Cristianismo y sociedad, que pertenecía a ISAL (Iglesia y Sociedad en América Latina) como suplemento lo que es una antesala de Pedagoga del Oprimido. La publicación llevó por nombre: “Contribución al proceso de concientización en América Latina”.
Siguiendo este pequeño recorrido, es importante destacar que hasta ese entonces en Paulo Freire encontrábamos mas bien el concepto de Cultura Popular y se hablaba de propuesta como “el método Paulo Freire”. Sin embargo el concepto de Educación Popular identificando los procesos pedagógicos desarrollados en la educación formal, en las organizaciones sociales, eclesiásticas, etc aparece en un libro que es publicado con el nombre del teólogo uruguayo Jorge Barreiro (vinculado a la revista Cristianismo y Sociedad) bajo el titulo de “Educación Popular y Proceso de concientización” con la editorial Siglo XXI. En distintas charlas, pude escuchar a Carlos R Brandao haciendo referencia a este libro, que se decide publicar de esa manera ya que el y otro/as educadore/as que participaban de los procesos de educación popular, estaban requeridos, perseguidos, etc por la dictadura de Brasil y distintas derechas conservadoras que veían con peligro el desarrollo de ideas liberadoras.

Paulo Freire, como antes Marieteguí fue un precursor del concepto “Pueblo”, un concepto por cierto muy latinoamericano en su acepción de sujeto histórico de transformación. Pueblo como representación de las y los oprimidos de América Latina. Un espacio amplio de integración y movilización en el ejercicio de las reivindicaciones y proyectos para lograr la liberación.

Este año, se prenderán cientos de velas para recordar a Paulo, cientos de voces para decir la palabra verdadera, cientos de praxis para transformar el mundo. Continuar su legado es seguir peleando por una sociedad mas justa, desde todos los rincones con la voluntad de que los procesos y las transformaciones mas importantes de la historia, las hacen los pueblos.